La luz. Metáforas y relaciones a partir de la ficción

Por Ana Paolini

“La luz siempre ha sido una metáfora”

César Aira, La luz argentina.

 

Estos análisis siempre corren el riesgo de ser leídos como una simplificación. En el peor de los casos, como algo que viene a quitarle “magia” a la ficción. Ninguna de esas dos es, por supuesto, mi intención.

I. Luz, democracia, capitalismo y los 80´s

Es fácil establecer una simbiosis entre democracia y capitalismo. El mejor medio para que el capital fluya lo más libremente posible es la democracia. La democracia es al capitalismo lo que el vacío es a la luz. También es sencillo ver la interdependencia entre luz (electricidad) y capital en esta época. Pero no hay análisis teóricos sobre el tema a mano, al menos al buscar en internet o en libros. Lo que sí hay son algunos pequeños ensayos o ideas que se desprenden de la ficción.

Los argentinos tenemos un historial de conflictos que asocian en nuestra memoria crisis económica y política con cortes de luz. Como si los cortes anticiparan un devenir caótico. Una gestación. Un cambio.  Se apaga la luz y se enciende la derecha.

Y los 80 tienen un aura, aunque no es lineal. El aura democrática de la convivencia, la tregua y la “libertad”.  América latina le puso fin a muchas dictaduras. Se cayó el Muro de Berlín y terminó la Guerra Fría.

Si la nostalgia puede entenderse como un deseo por algo ausente y, si se puede pensar que las series exitosas son “un síntoma de obsesiones culturales”, empiezo a creer que el revival de los 80´ para *occidente on demand* esconde la desvalorización y el descreimiento que sufre la democracia actual y sus instituciones.

stranger-things-banner

II. Stranger Things

Ambientada en los 80, previo fin de la Guerra Fría, por momentos parece una creación de Spielberg o Stephen King. También tiene links a Twin Peaks de David Lynch.

En la serie la luz es un lenguaje, no solo un lenguaje que establece Joyce Byers (Winona Ryder) para comunicarse con su hijo sino un lenguaje que esconde otros simbolismos a lo largo de los 8 episodios de la primera temporada.

Cuando el monstruo aparece, se corta la luz. En la otra dimensión no hay luz. A esa otra dimensión se llegó a través de un experimento que se salió de control para develar secretos de los rusos.

Antes de ver al monstruo, “Once” ve a un hombre de traje hablando un idioma que si no es ruso suena como tal.

Todo parece indicar que la felicidad está del lado donde reina la democracia y la Coca Cola, es mejor quedarse ahí. Pero el monstruo se cuela.

No sabemos cómo es lo que sigue en la segunda temporada. ¿Convivencia pacífica con monstruos o aniquilación total?

el-amor-cruel

III. El señor Electricidad

Quizá el análisis más exhaustivo que leí sobre la interdependecia de luz y capital. Las ideas ensayísticas del protagonista se mezclan con una historia de amor de tinte realista que va en paralelo. Es un cuento que pertenece al libro El amor cruel de Juan Terranova.

Cito:

“¿Aguantaría la democracia sin electricidad?
Lo dudo mucho.
Y sí, sí, toda la cultura del entretenimiento contemporáneo que trabaja a base de electricidad se detendría. Las Vegas, dijo James Ballard, no es otra cosa que una lamparita gigante en el desierto. Y esa lamparita se apagaría.”

“Una vez estuve en La Habana. No había electricidad. Una ciudad con millones de habitantes y parecía un pueblo abandonado de la Provincia de Buenos Aires”

“También había pensado en electricidad y dinero. Cuando el dinero se digitaliza se convierte en un impulso eléctrico. Los bancos mueven el dinero así. 
Una mesa de dinero en Chicago gira treinta millones de dólares al Banco de Tokio. La bolsa de valores de Londres transfiere setenta millones de euros a un banco privado en Zurich. Y nadie toca nada que no sean teclas como las que usamos nosotros en nuestras computadoras”

s_12608-mla20063001860_032014-o

III. La luz argentina

La luz argentina es una novela “rara” de César Aira. Nadie se atreve ni se atrevió a darle un significado político pero para mí es claro que lo tiene. No es la simple historia de un matrimonio, el embarazo y las vicisitudes –al mejor estilo Esperando la carroza– que sufre la media de los porteños por los cortes de luz.

Reynaldo es la encarnación de Osvaldo Lamborghini, poeta y escritor argentino.

Según Wikipedia Osvaldo era “hijo de un ingeniero que trabajó para el gobierno de Perón. Creció consciente de los sucesos políticos de su país. Por eso, en su juventud, se adscribe al Partido Peronista donde adquiere protagonismo.”

Uno de los párrafos más salientes de la primera mitad del libro, entre cortes y cortes, es el siguiente, donde Reynaldo le dice a Kitty:

“No hay por qué alarmarse, es una desgracia típicamente argentina, por los menos desde el cincuenta y cinco. Ya deberías estar habituada. Una niña nacida en la Argentina aprende rápido a reconocer el momento en que se corta la luz”

La relación entre el peronismo, el golpe del 55 y los cortes de luz queda en el aire sin resolver.

A medida que el embarazo de Kitty avanza, los cortes aumentan. Como si con los cortes también se gestara algo.

Más adelante Aira escribe: “Un corte de luz era más difuso e incomparablemente más amplio que un estímulo determinado; era lo que interrumpía, en el campo de los posibles, todo estímulo, y ese gran sistema interruptor actuaba a su vez como estímulo”

Reynaldo dice “Vivimos en un país católico, quizás los cortes los programa la curia”

El autor establece hacia el final una relación entre la interrupción, la repetición y los modos de vida moderna. Menciona al poscapitalismo, sin especificar de qué habla, y lo relaciona con los géneros literarios . Cabe aclarar que La luz argentina fue escrita en 1983 antes de la asunción de Raúl Alfonsín.

IV.

Varias veces señalé el libro de E. P. Thompson Tradición, revuelta y consciencia de clase. Es un estudio -de hace más de treinta años- de cómo fue cambiando con el capitalismo la percepción y el uso del tiempo y el espacio. ¿Sería posible esa alteración sin la electricidad? Creo que no.

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s